“No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” – Parte 1

Muchas mujeres me escribieron esta semana para decirme cuánto Dios las bendice con este ministerio y con lo que compartimos aquí en el Proyecto LEMA.

Te confieso que me siento muy honrada de recibir estos correos y también de poder ser instrumento en las manos de Dios para traer una palabra oportuna a tu vida. Gracias desde el fondo de mi corazón por escribirme y decirme cómo Dios te bendice. Dios te usa para animarme a mí también.

Te había dicho en el Blog anterior, léelo aquí: “Cuando sientes como si Dios no es bueno contigo”, que hablaríamos de las cinco verdades que menciona Pablo en este pasaje que quiero que leamos otra vez en este momento:

23 Hago lo que sea para difundir la Buena Noticia y participar de sus bendiciones. 24 ¿No se dan cuenta de que en una carrera todos corren, pero solo una persona se lleva el premio? ¡Así que corran para ganar! 25 Todos los atletas se entrenan con disciplina. Lo hacen para ganar un premio que se desvanecerá, pero nosotros lo hacemos por un premio eterno. 26 Por eso yo corro cada paso con propósito. No solo doy golpes al aire. 27 Disciplino mi cuerpo como lo hace un atleta, lo entreno para que haga lo que debe hacer. De lo contrario, temo que, después de predicarles a otros, yo mismo quede descalificado.
1 Corintios 9:23-27

Hoy quiero que hablemos de las primeras dos verdades:

1. Corre para ganar – v.24

2. Entrénate con disciplina – v.25

El mundo en que vivimos nos está entrenando a querer las cosas instantáneas. Es una epidemia de la que no queremos contagiarnos. Nos está diciendo que las cosas que queremos llegarán sin ningún esfuerzo por esto no queremos invertir ni tiempo, ni dinero, ni esfuerzo para lograrlo.

El otro día escuchaba a alguién hablar sobre la perserverancia. Es una palabra que creo está perdiendo el significado.

A muchos nos encantaba Amazon porque podíamos comprar lo que queríamos rápido. Pero luego no era tan rápido el servicio como queríamos. Amazon creó el servicio, Amazon Prime. Aquí nos atenderán con más preferencia y más rápido pensamos. Pero esto no fue suficiente, ahora queremos el servico de Amazon mucho más rápido. Amazon creó Amazon Prime Now. (Amazon Prime Ahora).

Esta es la cultura que nos está entrenando a querer las cosas rápidas y sin esfuerzo de nuestra parte. Pablo en el pasaje que leímos nos hablará de lo que nos toca hacer si queremos ganar el premio que Dios tiene para nosotras en esta jornada de vida. La primera:

1) Corre para ganar

La palabra traducida “corre” es la palabra griega “trechousin”, del verbo trechó, que significa: yo corro, me ejercito, hago progreso (Concordancia Strong’s, 5143).

La definición no termina allí. También nos indica que tiene la figura de avanzar rápidamente, como un atleta que se mueve hacia adelante y con propósito (HELPS, Word Studies, Traducido).

Este verbo “trechó” usado aquí, en esos tiempos era fácil de comprender en la comunidad de los Corintios porque denotaba la manera de correr de los atletas en los juegos griegos y olímpicos de esa época. Se nos dice en la definición que también: “Conlleva un intenso deseo de llegar a la meta lo más pronto posible”. (HELPS, Word Studies, Traducido).

Un intenso deseo de llegar a la meta, lo más pronto posible, interesante ¿verdad? Me pregunto si esto es lo que te motiva a ti. ¿Tienes un intenso deseo de llegar a la meta? Pero no sólo un intenso deseo, pero ¿lo más pronto posible?

A veces, pienso que muchas de nosotras preferimos no tomar riesgos, quedarnos en el mismo lugar y vivir en las mismas condiciones. La vida de costumbre es más fácil que moverse para adquirir todo lo que Dios tiene para nosotras. Me ha pasado a mí. He dicho: Eso es muy difícil, para qué tratar, mejor me quedo aquí.

Déjame decirte algo que quizá no has escuchado en mucho tiempo. La vida que Jesús vino a darte no es una vida estática, de complacencia o de permanecer en el mismo sitio. Estamos avanzando para ganar el premio para lo cual Dios nos ha llamado.

Tú y yo no estamos en este mundo para que seamos salvas, y sepamos que tenemos vida eterna. Ese no es todo el plan de Dios para tu vida. ¡Hay mucho más! Tenemos por delante una vida de aventura con Jesús. No importa la edad que tengas, tú vida tiene propósito.

Pablo dice que para ganar el premio, para obtener eso que queremos, vamos a tener que correr con propósito, rápidamente y avanzar hacia la meta. El dijo: yo corro, me ejercito, hago progreso. Te pregunto: ¿Quieres correr con propósito?

La otra verdad que Pablo nos exhorta a practicar es ésta: Entrénate con disciplina. No sé cuántas veces suena tu despertador antes de levantarte de la cama. Dime la verdad… A lo mejor has planeado hacer algo pero el sueño puede más y lo dejas pasar por alto. Un ratito más, diez minutos más. Te lo digo porque también lo he hecho.

La dilación, demora o tardanza es un problema con el que lidiamos todos. Dejamos para “mañana” cosas que deben atenderse hoy. Vivimos de esta manera para luego quejarnos que no hemos logrado lo que queremos.

No te estoy acusando, soy la primera en aceptar que he vivido así y a veces he dejado pasar el tiempo precioso que tengo sin hacer lo que realmente me dará beneficios duraderos. Pablo dijo, si quieres ganar el premio…

2) Entrénate con disciplina.

Recientemente escuché un estudio científico sobre el cerebro que cambió mi manera de pensar. Decía que el cerebro está para protegerte. Es por esto que cuando enfrentamos temores, cosas difíciles, o cosas que nos incomodan, nuestro cerebro empieza a protegernos. Cuando enfrentamos algo nuevo, algo que se presenta como un desafío, si respondemos con vacilación, el cerebro comienza a protegernos. Y, en lugar de dar el paso que nos conviene podemos simplemente no hacer nada y quedarnos en el mismo sitio.

Si tú y yo queremos ver cambios en nuestras vidas, si queremos tener éxito en áreas de trabajo, vida o relaciones, como por ejemplo: ser una mejor madre o esposa, llegar a obtener lo que quieres en tu trabajo o estudios vas a tener que tomar riesgos. Es más, vas a tener que hacer cosas que son difíciles, incómodas y hasta que te producen temor.

Existe un problema, y es que nosotras no vamos a motivarnos a hacer aquello que nos incomoda, creo que puedo escuchar tu Amén. Nuestra naturaleza no está diseñada para ser motivadas a hacer lo que es difícil. Preferimos lo fácil.

Tú y yo estamos frente a una sola decisión que puede cambiar nuestro rumbo en todas las áreas de vida: tu matrimonio, tu trabajo, tus ingresos, tus relaciones con otros, etc.

Esa palabra “entrénate” en el griego es la palabra “egkrateúomai” que significa: ejercitar dominio propio. Literalmente, ejercer dominio desde adentro.

Esto me hace pensar en que tú y yo tenemos la capacidad de tomar el control desde adentro para modificar comportamiento que no nos está ayudando en nada. Lo contrario también es cierto. Podemos tomar el control desde adentro para tomar decisiones que nos ayudarán a avanzar y a lograr lo que queremos. Para esto necesitamos ejercitar dominio propio.

¿Sabías que Dios te ha capacitado para esto? Recuerda lo que dice la Biblia aquí:

“Pues Dios no nos ha dado un espíritu de timidez,
sino de poder, de amor y de dominio propio”
2 Timoteo 1:7 (NVI)

En breves palabras, Pablo dice, si quieres ganar el premio, si quieres obtener la victoria, vas a tener que correr y ejercitarte, hacer progreso y ejercer dominio propio sobre ti misma. Siento que Dios me está hablando a mí primero.

Quiero progresar en mi caminar con Dios. Quiero avanzar en el propósito que Él tiene para mi vida ¿y tú?

Si me permites quiero darte la prescripción de Dios para tu entrenamiento y progreso en esta carrera para ganar el premio. Pablo se la dió a Timoteo aquí:

“Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto”
2 Timoteo 3:16

Te aseguro que esta es la manera de Dios para llegar a experimentar la vida que Él tiene para ti. Su Palabra es la herramienta que te ayuda a correr y te entrena para ganar.

¿Quieres empezar a correr para ganar

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy por ti misma.

El siguiente paso para ti está en avanzar hacia lo que quieres. Tengo muchos recursos que te pueden ayudar en cualquier meta o deseo que tienes. Presiona aquí: Quiero más recursos.

3 comentarios en ““No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy” – Parte 1”

  1. Muchas gracias por tan hermosos estudios biblicos, han sido de gran bendicion y edificacion para mi, me emociona comenzar el proximo “Un paso mas”, ya me registre. Que Dios siga bendiciendo su vida y su ministerio.

  2. Martha Villegas

    Gracias por estos estudios, que el Espiritu Santo siga siendo su guia para seguir edificando vidas. Acerca de este articulo es una confirmacion acerca de algo que hablaba con mi esposo anoche, aen ocasiones perdemos de vista nuestra meta y dejamos de avanzar en el proposito que Dios tiene para nosotros, que es lo que nos llevara a vivir esa vida en abundancia a la cual cada uno de nosotros Hemos sido llamados. A pesar de las pruebas y luchas que estemos experimentando. ?

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: