¿Hasta cuando con la indecisión?

Estuve leyendo un libro que ha estado produciendo cambios transcendentales en mi vida. No creo que seré la misma persona después de terminar de leerlo. Algo que el autor dijo y que me dejó pensando mucho es esto:

La ideación sin ejecución es sólo una ilusión

No sé cuantas veces te haz propuesto hacer algo para luego dejarlo en el archivo de “pendientes”. Soy partidaria de hacer las cosas cuando hay que hacerlas y no dejarlas para el siguiente día, la próxima semana o mes. O, en algo que “algún día haré”.

Te digo por qué. No podemos asegurar que lo vamos a hacer después. La vida no está garantizada para nadie. No podemos ignorar que la muerte es una certeza que todos vamos a enfrentar. Por esta razón, es imprescindible que aprendamos a vivir como dijo Pablo en Efesios 5:16: “Aprovechando bien el tiempo”.

Mi papá en su larga vida con la que goza me ha dejado un ejemplo que no olvidaré. Desde que él conoció al Señor, su ardiente deseo es dar a conocer a Jesús. Con cualquier persona que encuentra lo hace. Su decisión de seguir a Jesús por todos estos años tampoco ha cambiado. El compromiso con uno mismo, de hacer algo por el resto de nuestros días, es de suma importancia para lograr lo que nos proponemos.

LA INDECISIÓN TIENE SOLUCIÓN

En el capítulo 18 de primera de Reyes encontramos una narración sobre al profeta Elías cuando puso al pueblo de Israel a prueba. El pueblo de Israel estaba dividido sin haber tomado una decisión en cuanto a quién querían aliarse. Si con los profetas de Baal o con el Dios de Israel. Si lees la historia, te darás cuenta que tú y yo estamos reflejadas en situaciones similares. Esto es, cuando estamos viviendo con la indecisión.

Elías le pide al rey Acab que convoque al pueblo de Israel al monte Carmelo junto con los 450 profetas de Baal. Si conoces la historia, sabes que los israelitas habían estaban divididos siguiendo a otros dioses. En este capítulo 18, Elías les dice algo de suma importancia:

“Elías se paró frente a ellos y dijo: «¿Hasta cuándo seguirán indecisos, titubeando entre dos opiniones? Si el Señor es Dios, ¡síganlo! Pero si Baal es el verdadero Dios, ¡entonces síganlo a él!». Sin embargo, la gente se mantenía en absoluto silencio” 1 Reyes 18:21 (NTV)

Te hago la misma pregunta a ti: ¿Hasta cuando seguirás indecisa?

El pueblo de Israel tenía que tomar una decisión o se decidían por los profetas de Baal que no servían para nada, o por el poderoso Dios de Israel. El Dios que había insistido en darles la vida que siempre habían deseado. Una vida de promesas cumplidas que era para ellos si tan sólo obedecían los mandatos que Dios le había dado.

Esa palabra traducida “titubeando” es la palabra Hebrea “pasach” que significa: vacilar, titubear, cojear. Esto mismo es lo que el pueblo de Israel estaba haciendo. En otras palabras, estaban en la mitad, con un pie en un lado y con el otro al otro lado. No habían decidido a quién seguir. Lo cual no los dejaba vivir la vida a la que tenían derecho por la promesa de Dios.

A veces, nos puede suceder a ti y a mí también. Estás en medio de una encrucijada y no te decides por ninguna ruta. Dejas pasar el tiempo y te quedas en las mismas. El tiempo sigue pasando y no haz conseguido lo que tanto quieres y anhelas. Tú no puedes, ni debes dejar que esto te suceda. Por esto, quiero darte DOS LECCIONES que he aprendido y que me han dado resultados positivos y han transformado mi vida.

DOS LECCIONES QUE LO TRANSFORMAN TODO

1. Toma el control de tu tiempo.

En esta época de cuarentena que estamos viviendo, he tenido muchas oportunidades para perder el tiempo. No te juzgo pero sé que la tentación es inmensa. Esa tentación para sentarse a comer en frente de la televisión por horas. Esa tentación de jugar con el teléfono o ir a las redes sociales y estar leyendo lo que otros dicen. Esa pérdida de tiempo para ver las fotos de otros. No es que no lo debes hacer. Pero si eso es todo lo que haces durante el día, estás en peligro de que el tiempo te controle a ti.

Cuando tú tienes el control de tu tiempo te concentras en aquello que tendrá repercusiones extraordinarias y transformadoras en tu vida. El tiempo no aprovechado es tiempo perdido. No puedes recobrarlo. Cada día tú estás avanzando y cada hora y minuto cuenta.

Lo que estás haciendo con ese tiempo determina la calidad de vida que tienes. Si lo malgastas, no esperes resultados extraordinarios. La pobreza en todo sentido estará a la puerta. Así lo dijo Salomón aquí:

“Al que cultiva su campo, hasta le sobra comida;
al que anda con ociosos, lo que le sobra es pobreza”
Proverbios 28:19 (DHH
)

2. Toma el paso que sigue.

Lo que te dije al principio es verdad en cualquier área de tu vida: “La ideación sin ejecución es sólo una ilusión”. Esto quiere decir que si tienes una idea o un objetivo. Si tienes algo que quieres hacer y no lo implementas, eso se quedará en idea solamente.

Eso que deseas lograr en la vida, se quedará en una ilusión y en algo que pudo ser. Se quedará en el algo que debiste haber hecho pero no lo hiciste. Se quedará en algo que fue un sueño y nada más. Salomón tiene mucho que decir sobre esto también:

“Los perezosos pronto se empobrecen;
los que se esfuerzan en su trabajo se hacen ricos”
Proverbios 10:4 (NTV)

¡Hoy es tiempo de empezar a enriquecer tu vida!

El siguiente paso para ti es aprovechar tu tiempo y hacer lo que has estado postergando. Tú tienes todo a tu alcance para hacer realidad lo que quieres. Quizá lo que te ha detenido son tus miedos y temores. Ya es tiempo de empezar a vivir la vida que quieres y que Dios quiere que disfrutes. Tengo un recurso que te ayudará en estos momentos. ¡Adquiérelo hoy mismo!

¡MÁS FUERTE QUE NUNCA! VENCE TUS MIEDOS
PRESIONA AQUÍ

Más Recursos presiona abajo:
¡QUIERO MÁS RECURSOS!

¿Necesitas ayuda? ¿Quieres conversar con Noemí sobre tu situación?

Quiero conversar con Noemí
Conéctate conmigo, PRESIONA AQUÍ

A %d blogueros les gusta esto: